viernes, octubre 02, 2009

On the road

Tomo mi capuccino y mis tostadas
cuando el día aún está por amanecer.
He pasado la noche en vela
disfrutando arrebujada el edredón,
el paso lento de cada minuto

y el ronroneo de Clea a mis pies.
Serán los nervios sutiles
que me llenan siempre
que es día de viajes,
menuda semana me espera,
tantos kilómetros por recorrer...
Me apetecen esos reencuentros,
me apetece la carretera,
en tu compañía,
cantando desafinados
sonriéndonos encantados,
leyendo algún libro
con nombre de gata
y viendo nuevos sitios aparecer.

7 comentarios:

Blogger Benpensada ha dicho...

Comparto esa sensación...no saber lo q te deparará el dia...

Disfruta!!!

Ya nos cuentas!!!

10:26 a. m.  
Blogger morena ha dicho...

Pásalo bien, a mí me pasa lo mismo cuando me voy de viaje, me vuelvo búho.

disfruta todo y más, tesoro

10:35 a. m.  
Blogger caotico_jq ha dicho...

¡Gracias, preciosa!

Qué bonito el texto... y me gusta el guiño a Kerouaq.

11:23 a. m.  
Blogger La Penca ha dicho...

Ese viaje suena prometedor...A mí también me apetecería ;)

7:18 p. m.  
Anonymous Malvada Bruja del Norte ha dicho...

Hummm, tomo el café, las tostadas y sueño con tus imágenes!

1:59 p. m.  
Blogger Argax ha dicho...

El cuerpo es sabio y se prepara para recibir todo lo que se va a desarrollar a lo largo de la carretera, por eso los nervios del día antes de emprender la marcha.

8:13 p. m.  
Blogger claradriel ha dicho...

No ha habido viaje!!!!!!!!!!!!!!!!!!!
Todo se ha ido a la mierda.

10:48 a. m.  

Publicar un comentario

Suscribirse a Enviar comentarios [Atom]

Enlaces a esta entrada:

Crear un enlace

<< Página principal