viernes, mayo 09, 2008

Redención

Siento la lluvia sin mirarla, suena en los tejados y en las calle, limpiando la ciudad de amenazas, recordándome el verde de casa, y la soledad aparente del silencio, que no es verdad.
El viento apenas fresco entra por las ventanas, y yo sigo acurrucada en el cascarón de mi alma, en un refugio inexistente y solitario, donde nada puede limpiar las culpas y remordimientos, donde el único consuelo, la remota posibilidad, es acunarme en tu cuerpo y sentir que sabes.

11 comentarios:

Blogger delirante ha dicho...

ójala pudiera agitar mi varita y en dos giros acertados hacerte ver que el silencio no es malo si se le escucha, que la lluvia puede limpiar por dentro esas culpas que incordian en tu cascarón de alma y que el único consuelo es que siempre hay alguno más.
absolutamente siempre.
un beso, linda.

12:53 p. m.  
Blogger juan rafael ha dicho...

Saber, sabor.

1:40 p. m.  
Blogger X ha dicho...

A veces (muchas veces) también llueve por dentro.

1:56 p. m.  
Blogger Carmen ha dicho...

los inocentes no limpian culpas. Como mucho las lloran un poquito, y reciben el consuelo que les toca.

los inocentes deberían sentirse a salvo siempre.

A salvo consigo mismos. Que sean ellos los que sepan, los que sientan. Entonces todos sabremos, sentiremos...

va a empezar a llover, de un momento a otro.

7:43 p. m.  
Blogger Hairblue ha dicho...

Cuando pierdes la costumbre de acunarte en cuerpos dejas de sentir y te quedas sin sentimientos, moribundo. Aprovecha la cuna y disfruta la lluvia.

9:43 p. m.  
Anonymous Malvada Bruja del Norte ha dicho...

Llegarán otros cuerpos donde acurrucarte, otras manos sabias que sabrán acariciarte y ojos donde volverás a acunarte. Ten fe!

3:50 p. m.  
Blogger claradriel ha dicho...

Delirante,
me gusta la idea de que tú dispongas de una varita.
Un beso.


Juan rafael,
lo que no sabemos podemos saborearlo aún así.


X,
sí. Eso... es bueno??

11:28 a. m.  
Blogger claradriel ha dicho...

Carmen,
qué cosa tan linda.
Por todas partes. Gracias.


Mori,
a ver si aprovecho mientras queden días como estos, que acompañan a ello.


Malvada bruja del norte,
la fe la tengo... DEBO.

11:30 a. m.  
Blogger Marta ha dicho...

me gusta: "y sentir que sabes"
eso, a veces, no es nada fácil.
MUAK

12:52 p. m.  
Anonymous Watari ha dicho...

Es increible como la tristeza puede transformarse en felicidad en una fracción de segundo... lo malo es que es fracción algunas veces tarda muchísimo en llegar.

5:58 p. m.  
Blogger Tan leve... ha dicho...

"donde el único consuelo (...) es acunarme en tu cuerpo y sentir que sabes"


:) Qué bonito.

7:13 p. m.  

Publicar un comentario

Suscribirse a Enviar comentarios [Atom]

Enlaces a esta entrada:

Crear un enlace

<< Página principal