viernes, junio 15, 2007

No intente apostatar en su casa

¿Nunca os han dado el típico aviso de ‘cuidado con lo que deseas, porque se puede volver realidad?’

Y, sinceramente, ¿nunca habéis pensado que menuda gilipollez integral?

Yo sí, y pido perdón a cualesquiera criatura suprema que se divierta a mi costa:

si retiro mis pesadas súplicas, si admito el hueco en mi cama, la soledad de los rincones de esta casa, las horas sin más compañía que un libro y los recuerdos hechos montaña…

¿… permaneceré casta y absorta en el pasado, o conseguiré mi propósito de devolver lo obtenido?

Ente superior, si anulo todas mis plegarias, asumiéndome a mí como única compañía… esas tus amadas criaturas cucarachas, que has enviado en mi rescate, se irán??????????????

18 comentarios:

Anonymous Carmen ha dicho...

"Se derraman más lágrimas por plegarias atendidas que por las no atendidas" eh? eso ya es viejo, pero vaya...

ayysss Clarita... odio las cucarachas!! hace un par de semana encontré una que andaba explorando el pasillo. Tenías que ver la angustia que me dio... imagínate que llego a pisarla descalza!! agggggggggggghhhh sólo de pensarlo me pongo mala.

Buen fin de semana, bonita ;-)

Un beso

7:05 p. m.  
Blogger claradriel ha dicho...

Carmen,
yo aún sigo traumatizada por la de hoy.
Ha sido taaaaaaaaaaaaaan horrible!!

Espero poder dormir hoy, ya sabes, los nervios de saber que podría haber más.

;)

7:30 p. m.  
Blogger Burnout. ha dicho...

Te veo durmiendo con el cucal en la mano. Plaga bíblica donde las haya... Mariconada aquella del nilo rojo, los mosquitos ç y las ranas ¡esto sí que es una plaga!

Pues nosotros tuvimos que fumigar el edificio hace un mes que aún apesta a cucal, con eso te digo todo.

Un saludo
Un saludo.

7:58 p. m.  
Anonymous Ababol ha dicho...

jajajaja

el miedo a las cucarachas es contagioso, creo, a mi me lo contagió una amiga, el otro día una (una cucaracha, no una amiga) me rodeó y me acorraló en una esquina de un salón enorme... el mejor remedio contra las cucarachas es un gato, mano de santo, un gato en casa y desaparecen como por ensalmo

y sobre la frase de "ten cuidado con lo que deseas..." ¡es verdad! ¡lo juro!, se cumple siempre, yo por si acaso intento mantener la mente en blanco para no desear nada...

un beso, guapísima

8:05 p. m.  
Blogger claradriel ha dicho...

Burnout...
lo más fuerte es que tenemos plaguicida del fuerte que me ha dado mi padre, que se dedica a fumigar. Y aún así, la cucaracha ha tardado ¡tres horas! en morir. Siento su agonía, pero no podía soportar pisarla y escuchar ese... crac.
Saludos, señora cucaracha q estás en los cielos.



Ababol,
Ababol,
mira que no dudo de tus intenciones, pero no me creo que no desees nada, no no no. Está en tu naturaleza viva, por fortuna, desear.
Ése es uno de tus lados buenos.
;)

8:23 p. m.  
Anonymous Anónimo ha dicho...

¨Aunque desear puede ser muy duro ,más sufren los que no saben lo que quieren...¨
He robado este pensamiento ,me lo digo cuando siento esa soledad que tu dices de los rincones de la casa.

Zoe BCN.

12:21 a. m.  
Blogger Ysbrand ha dicho...

Puedes ponerles nombres.

Puedes darles de comer lo que se te vaya cayendo al suelo.

Puedes hacerles dibujitos divertidos con témperas en los caparazones.
Y fotografiarlas.

Puedes dormir con ellas.
Ahora, espero que no des muchas vueltas.

2:08 a. m.  
Blogger claradriel ha dicho...

Zoe,
lo cojo prestado para los momentos en que más claro lo tengo todo.
Aunque tampoco es fácil saber lo que quieres y no poder tenerlo... ahora, hay que relativizar, no es igual lo imposible que lo que se hace desear.

=)



Ysb,
qué listo eres, jo.
Eso hablábamos mi compañera de piso y yo. A este paso, terminaremos como Chus Lampreave en Qué he hecho yo para merecer ésto, adoptando cucas en vez de lagartos.
Lo de los dibujos motiva mi creatividad, protein-boy.
Lamento no poder fotografiarlas, el ladrón de portátiles también se llevó mi cámara de fotos.
=(

4:02 p. m.  
Blogger Para, creo que voy a vomitar ha dicho...

Yo un día le eché una foto a dos cucarachas que estaban dentro de la lámpara de mi cuarto de baño. Era muy romántico, las dos junticas. Prometo colgarla algún día.

Casta y absorta? Ay no sé..., el ladrón se te llevo tb la líbido? Ah, no, que tú líbido está en otro lado... ;)

Besos, guapetona!!

5:51 p. m.  
Blogger claradriel ha dicho...

Aquí estamos, perdidas sin mar, mi líbido y yo.
Agotadas, sin dormir ni ducharnos en dos días, pero con una felicidad...
(haha)
...que ni tus cucarachas enamoradas!!

Síííí... cuélgala, y haznos vomitar.

Por cierto... ya soy BOLLERA again, podemos PEKAR, y comer pétalos de rosa con chocolat!!

5:56 p. m.  
Blogger brays ha dicho...

Y a la cucaracha, como el lagarto de Chus Lampreave, ¿le llamarías dinero?

Sería una bonita metáfora.

Si estais solas tu líbido y tú,... aprovechad ;)

Besitos, y pásatelo bien.

7:55 p. m.  
Blogger claradriel ha dicho...

A ella le gustaban las madalenas, el cementerio, las bolsas de plástico, el dinero...

A mí me gusta el chocolate, el olor de la piel, las sonrisas, los libros...
...creo que, si al lagarto le llamaron dinero 'pq era verde como los talegos', yo las debería llamar Milka, bombón, pastel, bizcocho y coulant. Aunque la sola idea me da mucho asco.

Brays, me encantan esos momentos que compartimos tú, yo y las referencias.
Espero que ese café pueda ser... a la próxima.

Mi libido está trastocada, déjemosla por hoy. Mañana nos recuperamos, solas, la una a la otra. Eso lo firmo.

Besitos, compañero... (te los has ganado)

8:15 p. m.  
Blogger juan rafael ha dicho...

Pues las cucarachas son taodo un mundo: Ahora, yo me quedo con las españolas, porque las americanas esas que vuelan....

1:40 p. m.  
Blogger querida_enemiga ha dicho...

Tengo asco y miedo... qué horror. Me vuelvo a leer La cruz ardiente, ea.

9:13 p. m.  
Blogger siouxie ha dicho...

mmm..., esto me recuerda a Gregorio Samsa... :P

Suerte con el exterminio, (Qué "fuelte" suena esto, verdad ?)

:P

3:40 p. m.  
Blogger claradriel ha dicho...

Juan Rafael...
Eso, que se vayan a su mundo, al nuevo mundo, o donde quieran, pero no a mi casa!!!

Querida Enemiga,
saluda a Jamie de mi parte.


Siouxsie,
aspiro a un genocidio en toda regla, lo admito.

4:43 p. m.  
Anonymous Watari ha dicho...

No quiero ser desagradable pero trabajé en un restaurante (hace muuuucho tiempo) en el que había un problema muy grande de tuberias... no hace falta extenderse explicando en que consistia el problema, pero os diré que estaba tomando nota en una mesa cuando vi que había una cucaracha roja sobre el embellecedor de la pared... movía sus antenitas mientras yo tomaba nota y rezaba por dentro para que los clientes no se dieran cuenta. Lo peor era que no podía hacer nada, salvo eso, volverme creyente de repente y rezar.

10:48 p. m.  
Blogger claradriel ha dicho...

Watari,
ha, ha, ha..
Yo viví eso des del otro lado, en el bar de tapas de toda la vida de mis cenas de clase universitarias.
Una noche vi que tampoco allí estábamos solas. Pero era parte del encanto del local, qué son tapas sin cucarachas??


=)

10:21 a. m.  

Publicar un comentario

Suscribirse a Enviar comentarios [Atom]

<< Página principal