miércoles, junio 20, 2007

De sueños, propósitos y deseos.

“Lisboa es rara. Es una ciudad en la que tengo recuerdos de cosas que no he vivido. Pero eso me hace ir despacito, más tranquila, con dos dedos... torpe, pero... acertando en las letras que quiero dar. Estoy tranquila, por fin. Al menos ya no siento que me muero por dentro... eso es bueno, ¿no? Y tengo ganas, pequeñas, pero ganas de empezar otra vez. Y olvidarme de que ésta y cualquier ciudad a veces está tan triste como yo. Y notar que estoy cambiando. Aunque solo sea un poco. Bueno.. si es mucho mejor... ¿has visto qué egoístas nos volvemos cuando estamos solos?... ¿tú crees que nos enamoramos sólo para no estar solos? Espero que lo que tienes ahora sea lo que siempre soñaste tener. ¿A dónde irán los sueños cuando no los conseguimos? Porque a algún sitio tendrán que ir... aunque creo que al final, los sueños no son más que una excusa. Pero una excusa muy gorda. Son la excusa para vivir. Por eso a veces también se convierten en la mirada nostálgica de lo que nunca fuimos. Qué putada... asumir que nunca serás lo que siempre deseaste... Ni esperarlo siquiera... joder... deseo deseo deseo... quiero con todas mis fuerzas ser feliz. Y con eso hacer un poquito felices también a los que me rodean. Eso es lo que siempre quise... Aysss qué bien. Qué bien, Lisboa...”
Monólogo de Leire. Piedras.


3 comentarios:

Blogger claradriel ha dicho...

Ves como nada es inútil?
Ves como dar y recibir son dos caras del amor y la amistad?

Un beso, niña.
Me has devuelto la sonrisa y ahorrado la pereza de copiar.

10:10 a. m.  
Anonymous Carmen ha dicho...

:-)

"El amor no se pide, se da..." eso le decía la mendiga Nancy a Rebecca en Cosas que diría...

Contigo todo funciona de un modo hermoso, guapa.

Un beso, y muchas muchas gracias ;-)

11:14 a. m.  
Blogger claradriel ha dicho...

Y es tan rara esa fluidez... eso, en parte, la hacae tan especial.

=)

11:34 a. m.  

Publicar un comentario

Suscribirse a Enviar comentarios [Atom]

<< Página principal